REVIEW CRIM "PARE NOSTRE QUE ESTEU A L'INFERN" (2018)

CRIM “Pare Nostre Que Esteu A L’Infern” (2018)

DISCOGRÁFICAS: HFMN TESLA – BCORE – PIRATES PRESS – CONTRA RECORDS 

Tras el ep “Sense Excuses”, donde recreaban sendas versiones de Turbonegro y Cock Sparrer, los tarraconenses vuelven a la carga de la mejor forma que lo saben hacer, con un LP que no tiene desperdicio. Con los cigueñales y la maquinaria bien engrasada presentan “Pare nostre que esteu a l’Infern”. La portada con trazas apocalípticas y cierta imaginería death-metal y gótica presenta a una manada de agresivos lobos que ataca a un desprevenido rebaño de aterradas ovejas, un símil de que la religión suele venir envuelta en pieles de cordero disfrazadas de canis lupus. Cada uno de los temas aquí contenidos podrían ser himnos de un sudoroso club en el que los feligreses intentan mantener en equilibrio sus jarras de cerveza en el intempestivo fuego cruzado de un pogo desenfrenado. El cuarteto sigue la senda trazada en sus anteriores discos, esa por la que también discurren formaciones como Hot Water Music, Red City Radio o Dead To Me. Es decir, medios tiempos épicos regados con voces desgarradas por la absenta.

Cualquiera de los temas aquí contenidos podrían ser un single por si mismo, ya que esas guitarras furibundas que noquean duro, unidas a la impactante producción made in Ultramarinos Costa Brava, son una garantía total. Quizás uno de los temas que más enganchen por el mensaje sea “Caiguda Lliure”, donde entre proyectos desechados, rutina gris y sueños rotos se apela al espíritu del Carpe Diem. Otra de las canciones donde la lírica brilla es la que da título al disco con estrofas tan geniales como “¿Dónde está el mandamiento que permite abusar de niños?” o “Practicar el canibalismo no es pecado”, en un claro ataque frontal a los dogmas sectarios de las religiones. También podríamos destacar ese guiño anti-monárquico, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, que es “La puta copa del Rei”, en la que emprenden una cabalgada hardcore que ya quisieran para si el Séptimo de Caballería y Marc Márquez juntos. Podríamos seguir loando bondades y virtudes de este pedazo de álbum, pero será mejor que hable la música por si misma y juzguen los tímpanos. Que esos no suelen equivocarse.

Texto:  Miguel Ángel Sánchez Gárate