REVIEW SATANIC SURFERS "BACK FROM HELL" (2018)

SATANIC SURFERS “Back From Hell” (2018)

DISCOGRÁFICAS: Mondo Macabre Records 

Está claro que a lo largo de los años la banda sueca de skate punk ha cosechado una buena legión de seguidores, además de crear escuela y de servir de trampolín para formaciones como Atlas Losing Grip o Knaegt, grupos contemporáneos que cuentan en sus filas con miembros de esta institución. A Satanic Surfers se les puede querer o se les puede odiar. Incondicionales y detractores hay en todas partes. Lo que está fuera de dudas es que tienen un buen tirón, como se pudo observar en la última gira que realizaron con No Fun At All hace escasos meses con parada y fonda en nuestras tierras. De la misma generación que Millencolin, Bodyjar, The Almighty Trigger Happy o Intensity, compañeros de los sellos Burning Heart y Bad Taste, que crearon un antes y un después en la escena europea, al igual que sellos como Epitaph, Fat Wreck o Hellcat lo hicieron al otro lado del charco, lo suyo ha sido una ecuación de velocidad y melodía tan reconocible en sus breaks, estribillos y coros, a imagen y semejanza de cualquier ollie, flip o maniobra de skate al uso. Su séptimo álbum de estudio después de “Taste the Poison” llega después de un hiato de 13 años. Back From Hell parece aludir a esos años creativos en el dique seco. Lo bueno de este trabajo es que no quiere recrearse en el pasado y ofrece una versión actual del libro de estilo en el que beben, y que pueda encajar sin desentonar y resultar creíble en pleno siglo XXI.

Este “regreso del infierno” es como un tornado que te atrapa y te lleva al centro de succión dada la intensidad que destila. Arranca con fuerza con dos temas que van subiendo la aguja del velocímetro sin contemplaciones, léase “The Usurper” y “Catch My Breath” (este último suena como una suerte de guiño a R.K.L. únicamente en el título). Pero no todo es pisar el acelerador e ir a piñón, así que tiran un poquitín de freno, sin perder demasiado fuelle, y se emboscan en medios tiempos como “Self Medication” (con más cambios de ritmo, desarrollos y aspectos técnicos que recuerdan a la Biblia del “Rock ‘n’ Roll Nigthmare”, incluida una sección reggae bastante rebajada en revoluciones) o “Madhouse” (con cierta ponderancia por solos, sonido y detalles que apuntan al heavy metal, sin perder por ello su reconocible impostura ). La revisión y actualización de “Going Nowhere Fast” (tema que reivindica la banda madrileña Bitter Mambo en una de sus composiciones); la frescura incendiaria de “Paying Tribute”; o el tratamiento cómico y prácticamente instrumental de “Pato Loco”, con esos coros marciales y graves dignos de Rammstein, además de unos punteos que apuntan en la dirección de Michael Schenker o Eddie Van Halen, hacen que las diez canciones de este retorno diabólico se paladeen con agilidad y dejen con ganas de más. La producción cañonera y ese saber subirse al carro de los tiempos bien valen su escucha. Aquí abajo os dejamos el enlace donde podéis encontrar este discazo.

ALBUM “Back From Hell”: Satanic Surfers

TEXTO: Miguel Ángel Sánchez Gárate